Bienvenido hoy es Sábado, 01 de noviembre de 2014 | 06:06



Búsqueda


Búsqueda Avanzada

de Fármacos


Anatomía


A tener en cuenta:


Teoría Básico

cáncer



Cánceres más visitados

Fármacos más visitados

Novedades Fármacos/Tratamientos

Últimos comentarios

Rebeca

Histiocitoma fibroso maligno óseo

Este medicamento funcionaria para un adulto de 86 años. Gracias...

NEMESIO

Ciproterona

llevo 9 meses tomando androcur 30 mg.mis senos han crecido siento piquete y se ha despertado el...

Godo

Vacuna contra el virus del papiloma huma

INEFICACIA DE LA VACUNA CONTRA EL PVH VISTO POR MEDICO DEL PERÚ...

ornitorrinko

Aldesleukina

interesante, estoy estudando diversas proteinas, e inhibidores de celulas...

Jorge

Glioblastoma multiforme

Una molécula obliga a las células cancerígenas a suicidarse Podría servir de base para nuevos...




Sigue las noticias por


Total Visitados

690252

Nombre: Cáncer de piel

Frecuencia: Común

Supervivencia: Media

Sistema o Aparato: Piel

Sistema o Aparato, secundario:

Gráfico:

Imagen:

Información: El cáncer de piel engloba a un conjunto de enfermedades neoplásicas que tienen diagnóstico, tratamiento y pronóstico muy diferente. Lo único que tienen en común es la misma localización anatómica: la piel.

El principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son los llamados rayos ultravioleta procedentes de la luz solar, que producen mutaciones en el ADN de las células que se acumulan durante años.1

El cáncer de piel es la forma más frecuente de cáncer en la población de piel blanca. Los tres tipos principales de cáncer de piel son, el carcinoma basocelular, el carcinoma de células escamosas, (los que tienen altas posibilidades de curación), y el tipo más grave, que es el melanoma maligno.

Las personas que están expuestas a los factores de riesgo deben prestarle atención a úlceras o irritaciones crónicas que no cicatrizan: lunares y otras marcas de nacimiento que aumenten de tamaño o cambien de color.

La exposición a los rayos ultravioletas (UV) del Sol y del ambiente parece ser el factor ambiental más importante en la aparición del cáncer de piel. Las medidas para protegerse del Sol pueden prevenir el cáncer de piel si se utilizan de forma constante. Los rayos ultravioletas procedentes de fuentes artificiales de luz, tales como los lechos de bronceado y las lámparas solares, son tan peligrosos como la radiación solar y por lo cual también deben evitarse.
Tipos de cáncer de piel más frecuentes

Epiteliomas o carcinoma no melanoma de piel: este grupo corresponde principalmente al carcinoma epidermoide de piel y al carcinoma basocelular. Los epiteliomas son los cánceres más frecuentes en el ser humano y se excluyen en la incidencia del cáncer porque tienen una prevalencia universal con la edad.
Melanoma maligno de piel: (véase también melanoma)
Metástasis de otros cánceres en la piel: cutánide o cutánides, también conocidas como letálides o metástasis cutáneas.
Miscelánea: otros tipos de cánceres en la piel menos frecuentes como:
Linfoma cutáneo, como la micosis fungoide.
Sarcoma de Kaposi.
Dermatofibrosarcoma o histiosarcoma maligno.
Carcinoma de Merkel.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo varían según los diferentes tipos de cáncer, pero los más comunes incluyen los siguientes: las personas que trabajan en la calle y están expuestas a los rayos del sol deben protegerse de estos con capuchas, viseras, sombreros y crema solar. Tienen mayor riesgo de padecer cáncer de piel las personas blancas con ojos claros y mayores de 50 años; estas personas deben usar con más razón crema solar.
El Autoexamen de Piel

Debe hacerlo una vez al mes con la ayuda de un espejo y una buena iluminación. Al hacer el autoexamen debe buscar:

Nuevas marcas en la piel: lunares, manchas, coloraciones, protuberancias.

Lunares con cambio en tamaño, textura, color o forma.

Lunares o lesiones que no sanan o sangran.

Lunares con bordes desiguales, diferencia de color o asimétricos.

Medidas de Protección

Use protectores solares con un SPF 15 como mínimo.

Aplicarse los protectores media hora antes de exponerse al sol.

Repita la aplicación cada 2 ó 3 horas.

Evite el sol entre las 10 am y las 4 pm.

Busque sombras en los espacios abiertos y use sombrillas.

No exponga a los bebés al sol.

Use lentes de sol, que filtren los rayos ultra violeta.

No emplee camas solares o cabinas de broncear.

No se exponga demasiado tiempo a los rayos ultra violeta.


http://es.wikipedia.org/wiki/Cáncer_de_piel

Bajo la denominación cáncer de piel se incluye un conjunto de neoplasias malignas con características muy diferentes tanto por su origen como por sus factores de riesgo y pronóstico.

La causa que provoca el cáncer de la piel no es del todo conocida, se han estudiado factores que influyen en su aparición.
Los factores contribuyentes, como los antecedentes familiares y el medio ambiente, las quemaduras producidas por la luz ultravioleta producen lesiones en la piel que pueden provocar cáncer. Es interesante notar que la mayoría de las personas recibe el 50% del total de rayos ultravioleta en los primeros 20 años de vida.

Actualmente parece claro que la radiación ultravioleta es el factor ambiental que más afecta la estructura y funcionalidad de la piel. Una excesiva e inadecuada exposición a esta radiación puede conducir al envejecimiento prematuro de la piel y al desarrollo de cáncer. Es de suponer que las alteraciones provocadas en la piel por el exceso de la exposición a la radiación ultravioleta repercuten en el comportamiento del sistema inmunológico. Este a su vez reacciona frente a la agresión lumínica poniendo en marcha una serie de mecanismos destructivos y reparativos que conforman parte de la denominada respuesta biológica frente a la agresión.

Las lámparas y cabinas bronceadoras, fuente de radiación ultravioleta predisponen al desarrollo de cáncer de piel cuando hay una exposición excesiva a ellas.

La edad, los traumatismos o cicatrices y las infecciones virales también son factores predisponentes.

Estudios en animales han demostrado que la radiación ultravioleta provoca una serie de cambios entre los que destaca el aumento del estrato córneo y los fenómenos de hiperplasia epidérmica, cuyo fin es de proteger de futuras radiaciones.

La prueba de que la luz del sol es una causa de carcinoma de la piel, son epidemiológicas y experimentales. La evidencia epidemiológica incluye los siguientes hechos: las zonas del cuerpo más afectadas son las que están expuestas a la luz solar; las personas que trabajan al aire libre están más afectadas que las que no lo hacen; las personas de piel obscura están menos afectadas que las de piel clara; los pueblos caucasianos en partes del mundo con mucha luz solar están más afectados que los de áreas con menor cantidad de la misma. La evidencia experimental incluye la producción de carcinoma escamoso en roedores expuestos a luz ultravioleta.

Glucksman por su parte citó el desarrollo del cáncer de la piel no solo a partir de radiaciones sino también a partir de carcinógenos químicos.
En grupos seleccionados de población, algunos carcinógenos como el tabaco y el betel son causas probables de cáncer labial. La evidencia de que el arsénico es una causa de carcinoma es también epidemiológica y experimental pues se ha mostrado la presencia anormalmente elevada de arsénico en la piel de personas enfermas y que han sido expuestas ocupacionalmente o han sido administradas con medicamento que la contienen. También hay evidencia de que los rayos X y gama y los derivados de alquitranes y petróleos son causantes de carcinoma de piel.
Se ha sabido que algún aspecto de la vigilancia inmunológica es un factor en la aparición del carcinoma epidermoide y que el índice de aparición de malignidades en pacientes inmunosuprimidos es mayor que en la población general.

http://piel-cancer.blogspot.com/

http://cancerdepieliu.blogspot.com/

http://www.meb.uni-bonn.de/cancernet/spanish/101228.html

¿Qué es el cáncer de piel?

La capa exterior (epidermis) de la piel normal se renueva en forma continua. Aproximadamente cada 28 días las células que nacieron en la zona más profunda de la epidermis, son eliminadas como escamas en la superficie de la piel. Diferentes factores contribuyen para que este proceso ordenado se altere y se produzcan los tumores de piel. De todos los factores conocidos, (aún se desconocen muchos), la exposición solar excesiva, con quemaduras en la infancia, es la más importante.

Los cánceres de piel más comunes comienzan en las células de la capa más superficial o exterior de la piel (epidermis). Tienen su origen en las células llamadas queratinocitos y menos frecuentemente, en los melanocitos (células de pigmento).

Cuando células de alguno de estos tipos crecen en forma descontrolada, sin respetar los pasos normales para su crecimiento y maduración, independizándose de sus hermanas normales, comienza el desarrollo del cáncer. Además, pueden desprenderse del tejido que les dio origen, para viajar y alojarse en órganos alejados. Ahí se multiplican, generando así nuevos tumores denominados metástasis.

Conviene resaltar algunas características de los cánceres de piel:

• Por lo general crecen en la superficie de la piel y por ello son fácilmente visibles.

• Muchos crecen lentamente, o lo suficientemente lento como para que una persona alerta pueda examinar su piel y reconocer el tumor como algo extraño y consultar precozmente.

• El diagnóstico es relativamente simple y de bajo costo: requiere un médico dermatólogo experto y una biopsia de piel, procedimiento quirúrgico indoloro, simple y carente de complicaciones para el paciente.

• Si el diagnóstico es precoz, la mayoría de los tumores malignos de piel son fácilmente extirpables, por diferentes métodos, y la curación es mayor al 95%.

• Aún aquellos pacientes con daño solar en su piel, y por ende con mayor riesgo de desarrollar cánceres de piel, pueden prevenir nuevos tumores practicando las medidas sencillas para protegerse del sol.

Lesiones pre-cancerosas o pre-neoplásicas
Entre los muchos cambios de la piel producidos por los rayos ultravioletas, merecen destacarse las llamadas Queratosis actínicas. Son pequeñas manchas o relieves rojizos de la piel, con escamas o costras, frecuentemente múltiples y diseminadas en la piel expuesta al sol. Se las encuentra en la cara, las orejas, el cuero cabelludo de los calvos, el dorso de las manos y la zona del escote; a veces pueden picar o resultar dolorosas a la presión. Si se inflaman (a menudo luego de un episodio de exposición solar sin adecuada protección) pueden sangrar.
Su importancia radica en que denuncian una piel muy dañada por el sol y que algunas de ellas pueden transformarse en verdaderos cánceres (esto explica lo de pre-cancerosas).

Tipos de cáncer de piel

Las tres formas más frecuentes de cáncer de piel son:

Carcinoma basocelular (también llamado Epitelioma basocelular)
Es el tipo de cáncer más frecuente en el ser humano y está asociado a pieles muy dañadas por el sol, a pieles muy blancas que no se broncean pero sí se enrojecen/queman y descaman. Muchos pacientes tienen además cabellos rubios y ojos de tonalidades claras. Más del 70% de estos tumores se asientan en la cara, orejas y cuello, aunque también pueden ubicarse en el tronco y los miembros.

Aparece como pequeñas sobreelevaciones color piel normal, rosadas o más oscuras, de 3 a 5 mm de diámetro o mayores, de superficie brillante y aspecto perlado; como pequeñas heridas cubiertas por costras de sangre que no cicatrizan; como úlceras que crecen muy lentamente, no molestan mayormente al paciente y sangran cuando se las toca o frota (por ejemplo, durante el afeitado).

Los epiteliomas o carcinomas basocelulares crecen muy lentamente (pueden tardar meses o años para hacerse notables a la vista) y metastatizan (alojarse en otros órganos) excepcionalmente, pero pueden invadir los tejidos profundos circundantes causando destrucción de cuanto se les antepone. Es por ello que es muy importante extirpar estos tumores en forma completa en el primer intento terapéutico.


Carcinoma espinocelular (también llamado Epitelioma espinocelular)
El segundo en frecuencia entre los tumores malignos de la piel. También se ve más frecuentemente en pieles blancas que no broncean pero siempre enrojecen, con pecas y daño solar. Se asienta en la cara, el borde de las orejas, el cuero cabelludo y los labios, particularmente el labio inferior, más expuesto al sol.
Puede crecer en la boca y la región genital y perianal, donde adquiere mayor agresividad. A diferencia del carcinoma basocelular, este tumor puede dar metástasis en los ganglios de la región afectada y en otros órganos, a veces comprometiendo la vida del paciente.

Forma abultamientos sólidos y redondeados en la piel, de tamaño variable (a menudo de 1cm ó más), de color rojizo o piel normal, con escamas o costras adherentes, levemente dolorosos cuando se los toca o frota. Si la superficie se lastima, sangra con facilidad y no tiene tendencia a curarse espontáneamente. Crece lentamente, puede alcanzar gran tamaño y ulcerarse, destruyendo los tejidos circundantes.

Toda persona que ha tenido epiteliomas basocelulares y/o espinocelulares debe ser controlada de por vida. Tiene mayores posibilidades de desarrollar otros tumores.


Melanoma maligno:
Es el tumor maligno de la piel de mayor gravedad por la capacidad de sus células de desprenderse del lugar de origen, viajar por los vasos linfáticos o capilares sanguíneos y alojarse en los ganglios o en diferentes órganos (metástasis).

Se origina en el melanocito, la célula que produce el pigmento (melanina), que permite el bronceado y determina los colores característicos de las etnias y razas del planeta.
La piel tiene melanocitos distribuídos uniformemente en toda su superficie; también pueden encontrarse formando aglomerados de melanocitos en un punto determinado, formando así los lunares (nuevos).

En la Argentina, no existen estadísticas fehacientes que denuncien la frecuencia del melanoma en nuestra población. En EEUU, se estima que hay 41.000 nuevos casos de melanoma por año y que fallecen alrededor de 7.200 pacientes por año. Se ha detectado un aumento el 3% por año en el número de nuevos casos de este tumor, un crecimiento preocupante también observado en latitudes del hemisferio Sur que corresponden a la ubicación geográfica de la Argentina (Australia y Nueva Zelanda).

Los melanomas se originan a partir de melanocitos de la piel normal, en zonas adyacentes a un lunar o directamente sobre un lunar pre-existente. Las personas que aplican protectores solares sobre sus lunares para prevenirse de un melanoma equivocan su conducta. ¡Se debe proteger toda la piel!. El autoexamen de piel permite conocer las características de nuestra piel y reconocer los cambios que pudieran aparecer.

Hay personas que tienen un riesgo aumentado de padecer un melanoma: son aquellas con pieles muy blancas que siempre se enrojecen y nunca se broncean; las que tienen gran número de lunares, las que presentan lunares atípicos y los parientes directos de familiares que han padecido melanoma. Hay factores hereditarios no definitivamente determinados que contribuyen a la aparición del melanoma y otros factores que aún desconocemos.
El factor conocido y prevenible más importante es la exposición solar repetida y desde la infancia, más aún si ocurren quemaduras importantes reiteradas. La importancia de la educación de los padres para que protejan a sus hijos no puede dejar de enfatizarse aquí.

¿Qué aspecto tiene un melanoma?

Aplicamos aquí la Regla del ABCD para manchas, lunares o verrugas. Por lo general, aunque puede haber excepciones, las lesiones benignas (no cancerosas) son de forma simétrica, bordes bien definidos, color uniforme y un diámetro menor de 5mm. Conviene consultar ante la menor duda.

REGLA del ABCDE

Asimetría: cambios en la forma de una mancha o lunar.

Bordes: cambios en los bordes, que se hacen más irregulares.

Color: cambios de color. Aparecen diferentes tonos de pardo, negro, blanquecino, azul y rojo.

Diámetro: cambios de tamaño de una mancha o lunar.

Elevación: cambios en la superficie de una mancha o lunar.

Tratamiento del cáncer de piel

El tratamiento del cáncer de piel varía de acuerdo con el tipo de tumor (Ej: carcinoma basocelular o melanoma maligno), su tamaño y localización, según sea un tumor nuevo o recurrente luego de un tratamiento previo fracasado, según la edad, sexo y el estado de salud del paciente.
Hay factores económicos que deben considerarse. También deben respetarse, dentro de lo posible, las preferencias de los pacientes respecto a las opciones terapéuticas válidas para cada caso.

El objetivo consiste en extirpar o destruir completamente el cáncer de piel con el primer tratamiento, causando el menor daño posible a los tejidos sanos adyacentes.

El tratamiento de elección para la mayoría de los cánceres de piel es quirúrgico.


Los procedimientos más comúnmente usados son:

Curetaje y electrodesecación: Es el método más simple para extirpar tumores de piel. El cáncer es ‘raspado’ repetidamente mediante un instrumento con forma de cuchara o anillo con borde afilado. Luego se usa una aguja eléctrica que coagula el tejido para destruir las restantes células cancerosas y controlar la pérdida de sangre.
Este es el tratamiento más común para el carcinoma basocelular. Es más económico y rápido que la extirpación quirúrgica, pero deja una cicatriz más visible. El porcentaje de curaciones es ligeramente inferior a los métodos quirúrgicos con control microscópico.

Extirpación quirúrgica total o radical: Este método extirpa la formación tumoral con un margen adecuado de piel sana. Este tejido sano que se sacrifica contribuye a asegurar que se han eliminado todas las células cancerosas. Según su tamaño y localización, la herida resultante se sutura o se cubre mediante un injerto o un colgajo.

Criocirugía: El nitrógeno líquido destruye las células pre-cancerosas o malignas por un proceso de congelamiento. La Criocirugía se emplea principalmente para las Queratosis actínicas precancerosas. Su uso para el cáncer de piel requiere una gran experiencia y tiene la limitación que no se puede controlar la presencia o ausencia de tumor remanente luego del tratamiento.

Radioterapia: En el cáncer de piel de difícil tratamiento quirúrgico, las radiaciones pueden usarse para destruir los tumores. Por lo general se indica en pacientes mayores con complicaciones que imposibilitan o dificultan a la cirugía convencional (alteraciones de la coagulación, intolerancia a la anestesia, etc). Puede indicarse también para disminuir el tamaño de un tumor antes de su extirpación o como tratamiento complementario luego del acto quirúrgico.

Cirugía de Mohs: En este procedimiento se “afeita” el tumor como quien realiza cortes de fetas de tejido tumoral paralelas a la superficie de la piel. A medida que se retiran las capas, se analizan microscópicamente. Se continúa sacando tejido capa por capa hasta que no aparezcan células anormales. De esta forma, se sacrifica menos tejido sano y se garantiza la eliminación completa del tumor.
La cirugía de Mohs se usa habitualmente para tumores basocelulares y espinocelulares recurrentes o para aquellos ubicados en áreas tales como la nariz, las orejas o alrededor de los ojos.

Cirugía láser: Un delgado rayo de luz intensa extirpa o vaporiza las formaciones tumorales. Por su precisión, el Láser destruye poco tejido sano. La cirugía Láser tiene indicaciones precisas en dermatología: su uso para el tratamiento del cáncer de piel ofrece algunas ventajas sobre otros tratamientos (menor sangrado) pero no garantiza mayor eficacia terapéutica.
Es un método experimental, excepto cuando se usa el Láser como un bisturí, con lo que se obtienen resultados similares a la extirpación quirúrgica clásica.

Inmunoterapia: Diversas investigaciones han comprobado que la inmunoterapia puede resultar útil en el tratamiento del cáncer de piel, especialmente en el caso del melanoma maligno. Su uso está reservado al especialista en oncodermatología y para casos seleccionados, casi todos ellos de melanoma maligno.
El uso de Interferón en altas dosis ha sido aprobado por la FDA de EEUU para casos de melanoma maligno de alto riesgo de metástasis o con metástasis ganglionares comprobadas. Su eficacia ha sido discutida en trabajos recientes.
Las vacunas contra el melanoma son experimentales y se administran bajo estrictos protocolos de investigación.

http://www.infopiel.org.ar/tupiel/tratamiento.shtm

http://www.meb.uni-bonn.de/cancernet/spanish/101228.html

Fármacos indicados:

Electroquimioterapia
Células madre cancerosas

Vídeo:

Visitas: 5239

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 

 

 

Cánceres.info