Bienvenido hoy es Miércoles, 18 de julio de 2018 | 22:18



Búsqueda


Búsqueda Avanzada

de Fármacos


Anatomía


A tener en cuenta:


Teoría Básico

cáncer



Cánceres más visitados

Fármacos más visitados

Novedades Fármacos/Tratamientos

Últimos comentarios

Bennycoing

Dulcamara

wh0cd352104 mobic...

WilliamAcace

Inhibidores de la proteina PARP

Здравствуйте! Класный у вас сайт! Нашёл инфу в сети:...

dani

Tratamiento de Neutrófilos de Antonio Br

hola somos una familia de albacete..tenemos un enfermo de 40 año con tumor higATO..QUEREMOS HABLAR...

Michel

CIMT-54

Parece que suspendieron la vacuna. El Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos...

Carolina

CIMT-54

Hola mi papa fue diagnosticado con cancer en el mediastino yicen que no es oerable, la vacuna puede...



Sigue las noticias por


Total Visitados

1271438

Tipo: Inmunoterapias

En este grupo se incluyen todos aquellos medicamentos capaces de estimular el sistema inmune del propio paciente para que éste sea capaz de reconocer y combatir las células enfermas. Algunos expertos los consideran una forma diferente de tratamiento al margen de la quimioterapia. La primera evidencia de 'inmunoterapia' data de finales del siglo XIX, en 1892, cuando William Cloey, un cirujano neoyorquino apreció una regresión espontánea del sarcoma entre aquellos de sus pacientes que habían padecido previamente una infección bacteriana.

Categoría: Anticuerpos monoclonales

Cada anticuerpo monoclonal es específico de un antígeno concreto.9 Los anticuerpos que se han obtenido completamente en ratones se denominan con el sufijo "-momab" (Muromomab, OKT3), si son quiméricos ratón-humano con el sufijo "-ximab", si son humanizados, con el sufijo "-zumab", si son humanos "-mumab" y si son proteínas de fusión "-cept" (como Etanercept, SR-TNF-FCIg).

Fuente: Wikipedia

***

Las citocinas son productos liberados por una célula que ejerce actividad biológica sobre otras células o sobre sí misma y son producidos en respuesta a varios estímulos endógenos o exógenos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Citocina

Destacamos:

* Anticuerpos monoclonales, cuya aplicación depende de la existencia de antígenos asociados a células tumorales. Pueden ser útiles como elementos efectores contra células tumorales, como vectores selectivos de fármacos citotóxicos contra células específicas y como agentes inmunomoduladores o reguladores del crecimiento.

http://inmunologiaenlinea.es/index.php?option=com_content&view=article&id=79:citocinas-y-quimiocinas&catid=43:citocinasquimiocinas&Itemid=126

http://www.cancer.net/patient/Cancer.Net+En+Espa%C3%B1ol/Todo+sobre+el+c%C3%A1ncer/Tipos+de+tratamiento/Qu%C3%A9+es+la+inmunoterapia

http://www.elsevier.es/sites/default/files/elsevier/pdf/121/121v31n6a13118885pdf001.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/Anticuerpo_monoclonal

Los investigadores están evaluando la efectividad de ciertos anticuerpos producidos en el laboratorio llamados anticuerpos monoclonales (MOAB o MoAB). Un solo tipo de células produce estos anticuerpos, los cuales son específicos a un antígeno en particular. Los investigadores están examinando formas de crear anticuerpos monoclonales específicos a antígenos que se encuentran en la superficie de varias células cancerosas.

Para crear anticuerpos monoclonales, los científicos primero inyectan células cancerosas humanas en ratones para que sus sistemas inmunitarios produzcan anticuerpos contra estas células cancerosas. Los científicos recogen las células plasmáticas de ratón que producen anticuerpos y las unen con células que han crecido en el laboratorio para crear células “híbridas” llamadas hibridomas. Las hibridomas pueden producir indefinidamente grandes cantidades de estos anticuerpos puros o MOABs.

Los anticuerpos monoclonales pueden usarse para el tratamiento del cáncer en diversas formas:

Los anticuerpos monoclonales que reaccionan con tipos específicos de cáncer pueden mejorar la respuesta inmunitaria del paciente al cáncer.
Los anticuerpos monoclonales pueden programarse para que actúen contra los factores de crecimiento de las células y así dificultar el crecimiento de las células cancerosas.
Los anticuerpos monoclonales pueden enlazarse con fármacos anticancerosos, con radioisótopos (sustancias radiactivas), con modificadores de la respuesta biológica o con otras toxinas. Cuando los anticuerpos se enganchan a las células cancerosas, ellos entregan estos venenos directamente al tumor y así ayudan a destruirlo.

Los MOAB que llevan radioisótopos pueden también resultar útiles para diagnosticar algunos cánceres, como el colorrectal, el ovárico y el de próstata.

El Rituxan® (rituximab) y la Herceptina® (trastuzumab) son ejemplos de anticuerpos monoclonales que han sido aprobados por la FDA. El Rituxan se usa para el tratamiento del linfoma no Hodgkin. La Herceptina se utiliza para tratar cáncer de seno metastático en pacientes con tumores que producen cantidades excesivas de una proteína llamada HER2. Los investigadores están probando los anticuerpos monoclonales en estudios clínicos para tratar el linfoma, la leucemia, el melanoma y el cáncer.

http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/tratamiento/terapias-biologicas-respuestas

Diana:VEGF

El factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por Vascular Endothelial Growth Factor) es una proteína señalizadora implicada en la vasculogénesis (formación de novo del sistema circulatorio embrionario) y en la angiogénesis (crecimiento de vasos sanguíneos provenientes de vasos preexistentes). Como su propio nombre indica, las acciones del VEGF han sido estudiadas en las células del endotelio vascular, aunque también tiene efectos sobre otros tipos celulares (por ejemplo, estimula la migración de monocitos/macrófagos, neuronas, células epiteliales renales y células tumorales). In vitro, se ha demostrado que el VEGF estimula la división y la migración de células endoteliales. El VEGF también es un vasodilatador e incrementa la permeabilidad vascular; originalmente recibía el nombre de factor de permeabilidad vascular (vascular permeability factor).

Nombre:

Bevacizumab

Comercial:

Avastin ®

Estado: Aprobado

Tratamientos aprobados por los diferentes organismos públicos y agencias de regulación sanitarias.

Tecnología: Anticuerpo Monoclonal

Foto:

Fórmula:

Gráfico:

Información: Bevacizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado. Un anticuerpo monoclonal es una proteína que reconoce y se une de forma específica y única a otra proteína del organismo. Bevacizumab ha demostrado su eficacia en el tratamiento de algunas enfermedades neoplásicas como el cáncer de colon, cáncer de mama,1 cáncer de pulmón no microcítico2 y carcinoma de células renales. Bevacizumab está en fase de investigación en otras patologías tumorales.



En el cáncer de colon o recto avanzado, bevacizumab se utiliza habitualmente en combinación con otros fármacos antitumorales como 5-fluoruacilo, ácido folínico, irinotecan y otros. En cáncer de mama metastático se ha demostrado su eficacia en combinación con otro fármaco llamado paclitaxel. En el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico, Bevacizumab se administrará junto a una quimioterapia basada en derivados del platino.

Farmacología

El bevacizumab se une de forma selectiva a una proteína que se llama factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF, por sus siglas en inglés), que se localiza en las paredes de los vasos sanguíneos y linfáticos del organismo. El VEGF es necesario para que los vasos sanguíneos crezcan dentro del tumor, que lo suplen con nutrientes y oxígeno. Cuando el bevacizumab se une al VEGF, bloquea su función correcta, con lo que previene el crecimiento del tumor al bloquear el crecimiento de los vasos sanguíneos que aportan los nutrientes y oxígeno necesarios para el tumor.
Mecanismo de acción

Bevacizumab se une al factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), inhibiendo así la unión de éste a sus receptores Flt 1 (VEGFR 1) y KDR (VEGFR 2), situados en la superficie de las células endoteliales. Al neutralizar la actividad biológica del VEGF se reduce la vascularización de los tumores y, por tanto, se inhibe el crecimiento del tumor.
Eficacia

Bevacizumab se utiliza para el tratamiento del cáncer de colon o recto avanzado. Este medicamento se administrará con quimioterapia que contenga otros medicamentos llamados 5-fluorouracilo y ácido folínico. Otro medicamento llamado irinotecan también puede ser parte de la quimioterapia.

Bevacizumab se utiliza también para el tratamiento del cáncer de mama metastásico. Cuando se utilice en pacientes con cáncer de mama, se administrará con un quimioterápico llamado paclitaxel.

Bevacizumab se utiliza también para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico avanzado. Bevacizumab por lo general se administrará junto con un régimen de quimioterapia con platino.
Efectos Secundarios

Al igual que todos los medicamentos, Bevacizumab puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas sientan efectos no deseados o lo sientan de modos distintos. Si se considera que alguno de los efectos adversos que sufre el individuo es grave o si se aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en el prospecto, se debe informar al médico o al farmacéutico.

Los efectos adversos que se mencionan a continuación se han observado cuando se administra Bevacizumab con quimioterapia. Esto no significa necesariamente que estos efectos adversos fueran estrictamente causados por Bevacizumab.

Los efectos adversos clasificados como muy frecuentes se presentaron en al menos 1 de cada 10 pacientes.
Los efectos adversos clasificados como frecuentes se presentaron en al menos 1 de cada 100 pacientes.

Los efectos adversos frecuentes (al menos 1 de cada 100 pacientes) más graves incluyen: perforación del intestino,sangrado, incluyendo hemorragia en los pulmones en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico,bloqueo de las arterias por embolia,bloqueo de las venas de los pulmones por embolia

http://es.wikipedia.org/wiki/Bevacizumab

La ciencia del VEGF

La angiogénesis, el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos, se ha destacado como un objetivo importante para el tratamiento anticancerígeno durante más de 30 años. El factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF) es el mediador clave de la angiogénesis. Para averiguar más sobre VEGF y su papel en el desarrollo y progresión del cáncer, visite

La inhibición del mediador clave en la Angiogénesis, el VEGF, como objetivo terapéutico en el crecimiento tumoral

Inhibir la angiogénesis tumoral inhibiendo las acciones de VEGF, es una estrategia terapéutica razonable debido a que VEGF está involucrado de manera central en el crecimiento, la proliferación y la resistencia al tratamiento de los tumores. El ARNm del VEGF está incrementado en la mayoría de los tumores humanos, incluyendo tumores colorrectales, de mama, del tracto gastrointestinal y varios tumores intracraneales [Ferrara y Davis-Smyth 1997]. La hipoxia induce la expresión de ARNm del VEGF, siendo la tensión de oxígeno el principal regulador de la expresión de VEGF. Otros factores que son importantes para la regulación de VEGF incluyen el incremento de oncogenes, la producción de factores de crecimiento y mutaciones en el supresor tumoral. Todos ellos son característicos de los tumores, lo que significa que se promueve la expresión de VEGF en el tejido tumoral.

La desregulación del VEGF es fundamental para la angiogénesis tumoral. Los tumores liberan VEGF a la circulación, lo que conduce a un aumento significativo de sus niveles en modelos animales y en pacientes [Kondo et al., 1994]. Esto se refleja en el hecho de que VEGF es altamente activo en la estimulación de células endoteliales en los vasos sanguíneos del huésped. Mediante la activación de las células vasculares endoteliales del huésped, el VEGF estimula la angiogénesis, que es una etapa limitante en el crecimiento tumoral y la metastización del tumor. La angiogénesis permite el acceso del tumor al oxígeno y los nutrientes esenciales para el crecimiento tumoral y la metástasis. Sin vasculatura, un tumor no puede crecer más allá de 1 – 2 mm, porque la única manera mediante la que puede acceder al oxígeno y los nutrientes es por difusión. Una vez que el tumor se conecta a la circulación a través de nuevos vasos sanguíneos tumorales, los tumores pueden crecer y las células tumorales pueden diseminarse por el organismo, produciéndose las metástasis. Por tanto, se espera que la inhibición del VEGF evite la formación de nuevos vasos sanguíneos, que a su vez inhiba el crecimiento tumoral y las metástasis. Además, la selección como objetivo de las células endoteliales, que son unas de las más estables y longevas del cuerpo humano [Bergers y Benjamin 2003], puede implicar una hay una menor probabilidad de mutación a un fenotipo resistente al tratamiento anti-VEGF que una mutación tumoral a un fenotipo resistente a la quimioterapia [Kerbel 1991].

La inhibición de VEGF induce la apoptosis de la vasculatura tumoral

Las células endoteliales de los vasos sanguíneos inmaduros necesitan señales de crecimiento para la supervivencia continuada. Sin estas señales, experimentan muerte celular programada o apoptosis. El VEGF evita la apoptosis de las células vasculares endoteliales en los vasos sanguíneos inmaduros que son característicos de los tumores, induciendo la expresión de las proteínas antiapoptóticas Bcl-2, A1, XIAP y survivina en células endoteliales humanas [Ferrara 2000]. Por tanto, el VEGF secretado por los tumores permite que sobrevivan las células endoteliales de los vasos sanguíneos tumorales inmaduros y, de esta manera, mantiene el aporte sanguíneo tumoral. La inhibición del VEGF puede eliminar la protección frente a la apoptosis que confiere VEGF a las células endoteliales asociadas con los vasos sanguíneos tumorales, lo que conduce a la regresión del aporte sanguíneo tumoral.

La inhibición del VEGF refuerza la terapia antitumoral convencional

En los tumores, los niveles elevados de VEGF dan como resultado una vasculatura que es excesivamente permeable y con fugas, lo que implica una elevada presión intersticial dentro del tumor. La morfología anómala de los vasos tumorales, caracterizada por sinuosidad y aumento de la permeabilidad, promueve un flujo sanguíneo no uniforme y el suministro de oxígeno y nutrientes. Esto tiene implicaciones en la terapia antitumoral convencional:

el suministro de agentes quimiotérapicos y otros agentes al tumor puede ser no uniforme, siendo algunas zonas inaccesibles para estos agentes y, por tanto, no susceptibles a la destrucción de las células tumorales
los niveles de oxigenación varían por todo el tumor, no respondiendo las zonas de hipoxia relativa a la radioterapia

Disminuir la presión intratumoral y producir la regresión de la vasculatura tumoral utilizando fármacos antiangiogénicos puede facilitar la penetración más eficaz de los agentes citotóxicos [Griffioen y Molema 2000; Jain 2001]. El papel central del VEGF en el aumento de la permeabilidad vascular y en promover la formación de una vasculatura anómala sugiere que la inhibición del VEGF será particularmente eficaz en la reducción de la permeabilidad vascular, la disminución de la presión intersticial del tumor y en la inducción de regresión de la vasculatura tumoral. Estas características indican que la terapia anti-VEGF sería un compañero ideal para la quimioterapia.

Un estudio preclínico realizado por Wildiers et al. [2003] demostró que la función vascular tumoral y la captación tumoral de los fármacos anticancerígenos mejoraron cuando se administró una terapia para bloquear el VEGF en ratones NRMI desnudos que tenían adenocarcinoma de colon. Los ratones recibieron anticuerpo monoclonal anti-VEGF A4.6.1 o un placebo en el día 1, seguido por irinotecán en el día 7. Los ratones se sacrificaron 1 hora después de recibir el irinotecán. Se observó una tendencia hacia el aumento de las concentraciones intratumorales de irinotecán y un aumento de la perfusión tumoral en todos los ratones que recibieron la terapia con A4.6.1.

En otro estudio reciente, Tong et al. [2004] demostraron que el bloqueo del VEGF disminuye la presión intersticial produciendo una red vascular normalizada. Además de la disminución de la presión intersticial, la terapia anti-VEGF indujo un aumento de la presión hidrostática a través de la pared vascular, que mejoró posteriormente la penetración de moléculas en los tumores.

Cuando se irradian xenoinjertos VEGF–/– y VEGF / en ratones desnudos, los injertos VEGF / son más resistentes a los efectos citotóxicos de la radiación ionizante que los xenoinjertos VEGF–/– [Gupta et al., 2002]. Se ha sugerido que esto se debe a los efectos del VEGF sobre la presión intersticial del tumor y la morfología de los vasos sanguíneos tumorales que hacen que el suministro de oxígeno al tejido tumoral sea irregular y que producen zonas de hipoxia que son resistentes a la radiación [Lee et al., 2000]. Utilizando modelos de xenoinjerto en ratones atímicos, Lee et al. [2000] demostraron que un anticuerpo monoclonal anti-VEGF produjo la reducción de la densidad vascular tumoral, la disminución de la permeabilidad vascular, una menor presión intersticial, un aumento del número de células apoptóticas y un aumento de la tensión de oxígeno. Cuando la radiación y el anticuerpo monoclonal anti-VEGF se administran juntos, se potenció el efecto antitumoral de la radiación, medido como un retraso del crecimiento tumoral. Estos datos indican que la terapia anti-VEGF puede invertir los efectos del VEGF sobre la vasculatura tumoral y los niveles de oxigenación que permiten que los tumores superen el tratamiento con radiación.

La inhibición del VEGF puede evitar las metástasis

A menudo, las metástasis tumorales tienen más impacto sobre la salud y el pronóstico del paciente que el tumor primario [Ruoslahti 1996], siendo la supervivencia libre de recidivas y la supervivencia libre de recidivas distantes, importantes medidas del pronóstico global en muchos tipos de tumores. La expresión del VEGF se ha relacionado con la probabilidad de metástasis o con una supervivencia libre de recidivas reducida en muchos tipos de tumores, incluyendo el cáncer colorrectal, cáncer de mama y melanoma. La metástasis puede producirse mediante diversos mecanismos, incluyendo células tumorales individuales que entran en el aporte sanguíneo tumoral y la invasión tumoral de vasos sanguíneos o linfáticos. Las pruebas indican que la angiogénesis y probablemente la linfangiogénesis desempeñan un papel en la diseminación tumoral [Greenlee et al., 2001; Weidner et al., 1991]. Estas observaciones indican que es probable que el VEGF, con el papel que desempeña en activar tanto la angiogénesis como la linfangiogénesis, sea importante para la metástasis tumoral. Para apoyar esto, estudios en animales con xenoinjertos tumorales tratados con anticuerpos monoclonales anti-VEGF, han demostrado que la terapia anti-VEGF puede evitar la metástasis tumoral [Warren et al., 1995; Kanai et al., 1998; Melnyk et al., 1999; Okamoto et al., 1999; Soffer et al., 2001]. Por ejemplo, Warren et al. [1999] demostraron que A4.6.1 disminuía tanto el número como el tamaño de metástasis hepáticas procedentes de tumores colorrectales en un modelo con ratón.

La inhibición de VEGF puede producir respuestas inmunitarias antitumorales

Los tumores han desarrollado una variedad de mecanismos para evitar las respuestas inmunitarias [Ferrara 1999]. Se necesitan células dendríticas maduras para las respuestas inmunitarias celulares porque estimulan células B y células T. Sin embargo, VEGF inhibe la maduración funcional de las células dendríticas y disminuye los porcentajes de células T con respecto a células B [Carbone y Ohm 2002]. Estos efectos pueden fomentar el crecimiento tumoral permitiendo que el tumor eluda las respuestas inmunitarias del huésped [Gabrilovich et al., 1996]. Por tanto, la inhibición del VEGF puede permitir al paciente preparar una mejor respuesta inmunitaria frente a un tumor.

Conclusiones
La angiogénesis mediada por el VEGF es clave en el suministro de oxígeno y nutrientes a los tumores, requeridos para el crecimiento y las metástasis. Por tanto, el VEGF representa una diana atractiva para terapias anticancerígenas novedosas. Estudios preclínicos han mostrado que las terapias anti-VEGF:

producen regresión de los vasos sanguíneos inmaduros característicos de los tumores
reducen la permeabilidad vascular y, por tanto, disminuyen la presión intratumoral
disminuyen la probabilidad de metástasis tumorales.

Estas características, confirman que existe un sólido fundamento para seleccionar VEGF como objetivo en la terapia anticancerígena.

http://www.angiogenesis.es/portal/eipf/pb/avastin/Anti-VEGF.es/vegfcomoobjetivo

Cánceres indicados:

Cáncer de seno (mama)
Cáncer de colon
Cáncer de recto
Cáncer de pulmón de células no pequeñas

Vídeo:

Visitas: 5964

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 

 

 

Cánceres.info
www.000webhost.com