Bienvenido hoy es Miércoles, 15 de agosto de 2018 | 07:46



Búsqueda


Búsqueda Avanzada

de Fármacos


Anatomía


A tener en cuenta:


Teoría Básico

cáncer



Cánceres más visitados

Fármacos más visitados

Novedades Fármacos/Tratamientos

Últimos comentarios

MarianaHerrera

Tumor de celulas germinales de ovario

El crecimiento del pene es totalmente natural, sin químicos. Las sensaciones que adquieres...

Mario

Mesotelioma pleural maligno

Hola José. Lo que le han hecho son tratamientos paliativos porque realmente no tiene cura, puede...

Jose

Mesotelioma pleural maligno

Dear Dr. I have afriend with this desease and as far as I know there is contact with asbestos or...

Michel

CIMT-54

Parece que suspendieron la vacuna. El Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos...

Carolina

CIMT-54

Hola mi papa fue diagnosticado con cancer en el mediastino yicen que no es oerable, la vacuna puede...



Sigue las noticias por


Total Visitados

1284617

Tipo: Sin clasificar

Tratamientos que no están clasificados.

Categoría:

Diana:

Nombre:

Ratones Avatar

Comercial:

Estado: Experimentación

Tratamientos con base científica que actualmente están en fase de experimentación o todavía no usados en humanos.

Tecnología: Convencional

Foto:

Fórmula:

Gráfico:

Información: Un cáncer de páncreas curado gracias al trasplante a un ratón

Transferir el tumor al animal permite investigar con los fármacos y dar con una solución personalizada - Un médico español lidera esta técnica

D. ALANDETE / E. DE BENITO - Washington / Madrid
EL PAÍS - 11-01-2011

Los sufridos ratones de laboratorio pueden ser los futuros catavenenos de los enfermos de cáncer. Al menos, eso es lo que está investigando uno de los recientes fichajes del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Manuel Hidalgo. El médico, que hasta hace poco estaba en el Johns Hopkins de Baltimore (EE UU), ha conseguido con la ayuda de estos roedores lo que él cree que se podría calificar como "el primer caso de un cáncer avanzado de páncreas que se ha curado".
El sistema que se aplicó -de momento a un único paciente- es una combinación de análisis genético para saber qué fármacos pueden funcionar y de experimentación directa sobre el propio tumor. "Tuvimos suerte y acertamos, porque no había margen de error".

Los ratones desempeñaron un papel relevante: se le trasplantó el tumor que se había quitado al paciente, y así se pudo ensayar en él qué fármaco funcionaba, sin que tuviera que exponerse a tratamientos costosos y penosos con graves efectos secundarios.

El beneficiario fue Mark Gregoire, que ahora tiene 65 años. "Llegó al hospital en silla de ruedas. Era más un candidato a cuidados paliativos que a un intento de cura", recuerda Hidalgo. A Gregoire le habían pronosticado en mayo de 2006 unas pocas semanas de vida. Tenía 61 años, un agresivo cáncer de páncreas y pocas esperanzas de supervivencia. Casado, con dos hijas y tres nietos, regentaba un negocio de reparación de bicicletas en Florida. Su hermano padecía la misma enfermedad y su hermana había fallecido a causa de ella a los 40 años. Mark no estaba contento con la atención que había recibido en el centro médico de Miami en el que se le estaba tratando, así que decidió contactar con el Johns Hopkins, en Baltimore, donde su hermano había acudido y en el que había quedado bastante contento. Lo normal es que Gregoire hubiera sufrido el mismo desenlace que sus hermanos. El cáncer de páncreas es de los que peor diagnóstico tiene. El 95% de los pacientes fallece, indica Hidalgo.

Como recuerda por teléfono el propio paciente, contactó con el Centro Comprensivo sobre el Cáncer Sidney Kimmel, afiliado a aquel hospital, un miércoles de junio de 2006. El lunes siguiente ya estaba hablando con Hidalgo, que le habló del tratamiento experimental que habían puesto en marcha en el hospital. Se trataba de extirparles a los pacientes de cáncer de páncreas el tumor e implantar partes de este en diversos ratones, para tratarles con distintos medicamentos y ver cuál resultaba el más efectivo para cada caso. El viernes siguiente, Mark ya estaba en el quirófano.

A los ratones a los que se le había implantado el tumor de Mark se les sometió a distintos tratamientos dos veces por semana durante cuatro semanas. El más efectivo resultó ser la mitomicina C, un medicamento que previene la multiplicación de las células tumorales creando puentes en la doble hélice del ADN. Mientras tanto, a Mark se le había sometido a un tratamiento con quimioterapia y gemcitabina que había resultado ineficaz. La enfermedad había comenzado a hacer mella en él.

Los doctores decidieron tratar a Mark con mitomicina C, por ser el remedio más efectivo sobre los ratones. Durante cuatro meses se le administró ese medicamento, lo que provocó que sus marcadores tumorales en sangre decrecieran un 50% por mes, hasta la desaparición total del tumor en el páncreas. Mientras tanto, y debido a los efectos secundarios del tratamiento, se le administraron analgésicos, que abandonó 12 meses después de salir del quirófano.

"Los médicos me iban informando detalladamente de todo el proceso", explica. "Yo sabía que era algo experimental y que, como todo en este campo, asumía unos riesgos. Pero los médicos que me habían visto al principio me habían dado semanas de vida y no tenía nada que perder. Y aquí sigo, ahora, cuatro años después. Conozco el cáncer de páncreas muy bien, por mis hermanos. En total, tres de siete hermanos lo hemos padecido. Los médicos no tenían que decirme lo mortal que es para convencerme, fue un privilegio contar con ese tratamiento. Sin él, estaría muerto a día de hoy".

El caso de la familia Gregoire es una clara muestra de que en estos tumores hay una base genética. "Pero no hay un patrón común a todos ellos", indica Hidalgo. "Hay entre 600 y 700 genes que analizar en cada caso", añade. El trabajo se ha publicado en Molecular cancer cell.

Con el tiempo, 22 meses después de la operación, el cáncer se expandió al pulmón, y Mark está recibiendo ahora tratamiento para combatirlo. "Pero me siento muy bien, excelente", dice. "Muchísimo mejor que hace cuatro años, desde luego. Entonces me dieron semanas de vida. Hoy llevo una vida normal. El cáncer está en un lugar muchísimo menos mortal y estoy recibiendo un tratamiento contra él. Nada que ver con lo agresivo que era el cáncer de páncreas. Sé perfectamente que sin el tratamiento en Johns Hopkins no estaría vivo para contarlo".

Siendo estrictos, no se puede considerar que a Gregoire le hayan curado del cáncer de páncreas. En oncología se considera que se ha superado el tumor a los cinco años, y estos todavía no han pasado. Pero Hidalgo cree que este puede ser el camino. "Un solo caso no sirve", admite. "Ahora hay que ver si se puede escalar", dice.

Y si lo hace, será en España. "Se tratará de un sistema cooperativo público y privado", explica Hidalgo. Aparte del CNIO, participarán el Hospital de Fuenlabrada (público) y el grupo Hospital de Madrid, que ha nombrado a Hidalgo director del CIOCC (Centro Integral Oncológico Clara Campal).

http://www.elpais.com/articulo/salud/cancer/pancreas/curado/gracias/trasplante/raton/elpepusal/20110111elpepisal_1/Tes

EXPERIENCIA ESPAÑOLA EN EEUU
Colonias de ratones, una esperanza para pacientes con cáncer de páncreas

Actualizado lunes 22/01/2007 20:19 (CET)
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra
MARÍA VALERIO (elmundo.es)

MADRID.- A pesar de lo mucho que se habla desde hace años de la llamada 'medicina personalizada', la realidad es que sus frutos aún están lejos de ser tangibles en los pasillos de los hospitales. Una experiencia en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (en EEUU) utilizando ratones para crear un modelo de cáncer de páncreas, podría acercar un paso más la teoría a la práctica.

Como recuerda la revista 'Journal of the National Cancer Institute', la oncología es uno de los campos en los que con más ahínco se buscan marcadores individuales que permitan seleccionar a los pacientes para administrarles la terapia más efectiva en función del perfil de su tumor.

Sin embargo, las investigaciones para validar estos marcadores moleculares, se topan muchas veces con obstáculos que impiden trasladarlas a ensayos clínicos con pacientes. La experiencia con ratones que lleva a cabo el grupo de Manuel Hidalgo en el Centro Kimmel del Cáncer, en la Johns Hopkins, podría acelerar las cosas, confía la revista.

Este grupo está creando grandes colonias de ratones a partir de muestras de pacientes con cáncer de páncreas que les son inyectadas a los animales. El trabajo comenzó en 2003 y a mediados del año pasado ya demostraron que la idea era factible, y que los animales podían servir como plataforma para estudiar la respuesta a ciertos fármacos y el comportamiento de cada tumor.
150 roedores por cada paciente

Esta especie de 'multiplicación' les permite disponer de tejido tumoral en abundancia para identificar nuevos marcadores tumorales (genes mutados, grupos de proteínas alteradas...), así como para observar la respuesta de los animales a ciertos tratamientos 'individualizados'. "Es un enfoque emocionante", considera otro experto en la materia, Daniel Von Hoff, del Instituto de Investigación Genómica de Arizona (EEUU), "permite un sistema más rápido para evaluar nuevos agentes y ver si merece la pena probarlos en pacientes con cáncer de páncreas".

Como explica a elmundo.es Antonio Jimeno, coordinador del proyecto, hasta el 80% de los roedores a los que se les inyectan las muestras del tumor desarrolla cáncer, que se trasplanta a su vez hasta en otras dos generaciones de ratones (hasta 150 a partir de cada paciente). El grupo de Jimeno ha demostrado que el tumor mantiene sus características genéticas a través de estas tres o cuatro camadas; aunque, eso sí, no produce metástasis. "El 95% de la información básica del tumor se conserva", señala este investigador desde Baltimore, "incluida su respuesta a los fármacos".
De momento, sólo una hipótesis

De hecho, la hipótesis que ahora tratan de probar en un ensayo clínico es que es posible trasladar la respuesta que se logra en los animales a los pacientes. Hasta el momento unos 80 pacientes del hospital estadounidense han aceptado participar en la investigación. Se trata de personas que han sido operadas por un cáncer de páncreas, cuya muestra ha sido ya inyectada en los roedores.

"Éste es un tumor muy agresivo, que recae casi en el 80% de los casos", explica Jimeno, "por eso, cuando alguna de estos pacientes sufra una recaída, podremos tirar de archivo y administrarle la misma terapia que tuvo éxito en ratones".

Ya ha habido de hecho recaídas en los 80 pacientes iniciales, que han sido tratados "en base a los resultados encontrados en los estudios con ratones", aunque estas conclusiones son aún demasiado preliminares, y los investigadores no esperan obtener resultados definitivos hasta dentro de dos o tres años.

Se trata, de momento, de una hipótesis, pero el grupo está ilusionado por sus primeros logros y por la expectación que ha despertado la idea en otros grupos internacionales (también en España), que ya se han sumado con sus propios ensayos.

Sólo el 20%-25% de los tumores de páncreas pueden operarse en el momento del diagnóstico, porque la mayoría de las veces la enfermedad está ya demasiado avanzada. Incluso en esos casos, la tasa de curación es muy baja, de apenas el 20% transcurridos cinco años. "En EEUU se calcula que dentro de poco la mortalidad por este cáncer va a igualar a la de otros donde se han producido más avances, como el de mama", apunta Jimeno, "porque se trata de una enfermedad muy agresiva".

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2007/01/19/oncologia/1169226709.html

http://www.cnio.es/es/news/docs/manuel-hidalgo-journal-clinical-oncology-10ene12-es.pdf

Cánceres indicados:


Vídeo:

Visitas: 1405

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 

 

 

Cánceres.info
www.000webhost.com