Bienvenido hoy es Viernes, 20 de octubre de 2017 | 17:55



Búsqueda


Búsqueda Avanzada

de Fármacos


Anatomía


A tener en cuenta:


Teoría Básico

cáncer



Cánceres más visitados

Fármacos más visitados

Novedades Fármacos/Tratamientos

Últimos comentarios

Peterwhola

Dulcamara

HOTPROCEED

Dulcamara

generic for sale in australia

Other Person

Dulcamara

order online overnight delivery

Walterroodo

Dulcamara

comentariosenespanol

Tisagenlecleucel

La potencia es la capacidad del hombre de la organización de los contactos sexuales. Correcta de...



Sigue las noticias por


Total Visitados

1086981

Tipo: Radiaciones

La radiación que se usa para tratar el cáncer se llama radiación ionizante debido a que forma iones (partículas que poseen carga eléctrica) en las células de los tejidos por los que pasa. Esto puede destruir células o modificar genes de manera que las células no pueden crecer.

Otras formas de radiación como las ondas de radio, las microondas y las ondas de luz son radiación no ionizante. Estos tipos de radiación no tienen mucha energía y no pueden formar iones.

La radiación ionizante se puede clasificar en dos tipos importantes:

Fotones (rayos X y rayos gamma), que son los que se usan más ampliamente.
Radiación con partículas (electrones, protones, neutrones, partículas alfa y partículas beta).

Algunos tipos de radiación ionizante tienen más energía que otros. Cuanto mayor sea la energía, más profundamente puede penetrar la radiación en los tejidos. El comportamiento de cierto tipo de radiación es importante para planear los tratamientos con tal radiación. El oncólogo especialista en radiación (un médico especializado para tratar con radiación a los pacientes de cáncer) selecciona el tipo y la energía de la radiación que son más adecuados para el cáncer de cada paciente.

Categoría: Radioterapia

La radioterapia es una forma de tratamiento basado en el empleo de radiaciones ionizantes (rayos X o radiactividad, la que incluye los rayos gamma y las partículas alfa).

En España, la especialidad médica que se encarga de la radioterapia es la Oncología radioterápica, reconocida desde 1978 y con el nombre actual desde 1984. La Radioterapia es un tipo de tratamiento oncológico que utiliza las radiaciones para eliminar las células tumorales, (generalmente cancerígenas), en la parte del organismo donde se apliquen (tratamiento local). La radioterapia actúa sobre el tumor, destruyendo las células malignas y así impide que crezcan y se reproduzcan. Esta acción también puede ejercerse sobre los tejidos normales; sin embargo, los tejidos tumorales son más sensibles a la radiación y no pueden reparar el daño producido de forma tan eficiente como lo hace el tejido normal, de manera que son destruidos bloqueando el ciclo celular. De estos fenómenos que ocurren en los seres vivos tras la absorción de energía procedente de las radiaciones se encarga la radiobiología.

Otra definición dice que la oncología radioterápica o radioterapia es una especialidad eminentemente clínica encargada en la epidemiología, prevención, patogenia, clínica, diagnóstico, tratamiento y valoración pronóstica de las neoplasias, sobre todo del tratamiento basado en las radiaciones ionizantes.

Los equipos de radioterapia son una tecnología sanitaria y por tanto deben cumplir la reglamentación de los productos sanitarios para su comercialización.

La radioterapia es un tratamiento que se viene utilizando desde hace un siglo, y ha evolucionado con los avances científicos de la Física, de la Oncología y de los ordenadores, mejorando tanto los equipos como la precisión, calidad e indicación de los tratamientos. La radioterapia sigue siendo en el 2007 junto con la cirugía y la quimioterapia, uno de los tres pilares del tratamiento del cáncer. Se estima que más del 50% de los pacientes con cáncer precisarán tratamiento con radioterapia para el control tumoral o como terapia paliativa en algún momento de su evolución.

Diana:

Nombre:

Yodo radiactivo (I-131)

Comercial:

Estado: Aprobado

Tratamientos aprobados por los diferentes organismos públicos y agencias de regulación sanitarias.

Tecnología: Convencional

Foto:

Fórmula:

Gráfico:

Información: El yodo radiactivo I-131, también llamado radioyodo I-131, símbolo 131I es un isótopo radiactivo del yodo.

Este elemento emite radiación cuyo uso principal es el médico (terapia de yodo radiactivo posterior a tireidectomía por cáncer de tiroides) y recientemente en el diagnóstico y tratamiento del neuroblastoma.

El 131I decae con una vida media de 8,02 días mediante emisiones beta y gamma. Este núclido del átomo de yodo tiene 78 neutrones, mientras que el 127I estable tiene 74 neutrones. Al decaer, el 131I se transforma en 131Xe estable:

{^{131}_{53}\mathrm{I}} \rightarrow \beta {^{131}_{54}\mathrm{Xe}}

Las emisiones primarias del 131I son 364 keV de radiación gamma (abundancia del 81%) y partículas beta con una energía máxima de 606 keV (abundancia del 89%).1

Estas partículas beta, debido a su elevada energía promedio (190 keV; 606 keV es el máximo) pueden penetrar de 0,6 a 2 mm de tejidos biológicos.2 Por su parte, la radiación gamma es mucho más penetrante y atraviesa fácilmente los organismos vivos en su totalidad.

El 131I es un subproducto de la fisión con un rendimiento del 2,878% a partir del uranio-235,3 y puede liberarse en explosiones y accidentes nucleares. Aunque, debido a su vida media breve, no está presente en cantidades significativas en el combustible gastado (a diferencia del yodo-129).

El 131I, cuando entra en el organismo humano, tiende a acumularse en la glándula tiroides.

http://es.wikipedia.org/wiki/Yodo-131
El tiroides no puede ser extirpado en su totalidad mediante la cirugía y en algunos casos de cáncer papilar se indicará una dosis de yodo radiactivo (yodo-131) para eliminar las células restantes. El yodo se administra en el hospital, en forma de líquido o en una cápsula, y el paciente deberá permanecer ingresado y en aislamiento entre dos y cuatro días para evitar que contamine a otros.
El yodo radiactivo suele administrarse tres o cuatro semanas después de la operación y antes de iniciar el tratamiento con tiroxina, ya que alcanza su máxima efectividad cuando el paciente se halla en la fase hipotiroidea y los niveles de TSH son altos. Si por alguna razón ya ha empezado a tomar tiroxina para evitar la aparición de hipotiroidismo después de que le extirpen el tiroides, tendrá que suspender esta medicación unas cuatro semanas antes de la ingestión del yodo radiactivo.
Hacia el final del período sin tiroxina quizá se sienta cansado, pero no notará ninguna otra molestia. Desde hace muy poco es posible incrementar el nivel de TSH en sangre mediante inyecciones de TSH sintética (tirogeno), idéntica a la que segrega la glándula pituitaria humana. De este modo no es necesario interrumpir el tratamiento con tiroxina.
La utilización posoperatoria del yodo radiactivo es menos frecuente en los casos de cáncer folicular.

http://salud-gratis.info/blog/category/enfermedad-de-la-tiroides/page/3

http://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=radioiodine

http://claudia-vivirelcncerdetiroides.blogspot.com/2011/04/despues-de-la-radioterapia.html

http://en.wikipedia.org/wiki/Iodine-131

Cánceres indicados:

Cáncer tiroideo

Vídeo:

Visitas: 17982

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 

 

 

Cánceres.info